El proyecto comenzó cuando tenía aproximadamente 15 años. Empecé vendiendo productos de remate tal como tecnología, productos de belleza, entre otros. Al entrar a la universidad a estudiar comercio exterior me di cuenta que no quería seguir trabajando con productos de remate y me abrí a la alternativa de importar productos de otros países, como por ejemplo los relojes, el cuál fue un negocio que tuvo un éxito rotundo.

A los pocos años después abrí mi primer local en Providencia (Santiago de Chile) que fue éxito en ventas gracias a los clientes que siempre me compraron a través del tiempo, pero no duró mucho porque al tercer día el local fue totalmente saqueado lo que hizo que me quedará en quiebra, sin dinero ni mercadería. Luego de la tercera semana, con ayuda de familiares, hermanos y grandes amigos, decidí volver a levantar todo desde cero, comencé nuevamente y a los años después recuperé todo lo que me quitaron en solo tres días. A los meses comencé un pequeño proyecto de venta de ropa con un amigo, pero duro poco, ya que, ambos tomamos caminos diferentes. Ahí fundé Spartacus Urban, donde tenemos página web y pronto queremos abrir ventas a lo largo de todo Latinoamérica y si la vida lo quiere abrir nuevamente un local.